sábado, 10 de noviembre de 2012

ABDOMINALES. LA IMPORTANCIA DE NO OLVIDARSE DEL SEGMENTO SOMÁTICO CENTRAL


Son los grupos musculares que rodean la región abdominal y el área lumbar los que se incluyen  en el  segmento somático central (en adelante SSC). Sin lugar a ninguna duda es el grupo muscular formado por los abdominales los que más mitos sobre su entrenamiento envuelven y controversia generan. 
Esto es debido a que desde el punto de vista estético, una correcta tonificación da lugar al estereotipo del cuerpo “10” o cuerpo saludable, sin  dar importancia a la función  que este grupo muscular realiza en cualquiera de los movimientos que cotidianamente realizamos, tales como por ejemplo estrechar la mano, barrer, escurrir una fregona o simplemente lanzar un balón. Es por ello que un SSC fuerte es vital para un estado de salud óptimo y bienestar general en nuestra vida y tareas cotidianas.

BENEFICIOS DEL DESARROLLO DEL SEGMENTO SOMÁTICO CENTRAL

Muchos son los beneficios que ofrece el entrenamiento del SSC, pero vamos a centrarnos específicamente en aquellos que influyen de manera directa en una beneficiosa progresión para los "nordic walkers" , caminadores y corredores específicamente de ultra-fondo, clasificándolos en seis principales beneficios sobre: el control, el equilibrio, la respiración, la fuerza, la resistencia y por último la velocidad.

Antes de pasar a detallar cada uno de ellos no podemos obviar uno de los aspectos vitales que realizan los grupos musculares que conforman el SSC. Este no es otro que el de protección de todos los órganos internos. Una buena musculatura en los abdominales actúa de escudo protector, algo fundamental para esta zona que queda desprotegida al carecer de estructura ósea.  

Hablemos pues de los beneficios sobre: 

Control: Funcionalmente los músculos abdominales son flexibles y son unos estabilizadores permanentes. Los abdominales además de ser estáticos son profilácticos. Un tono correcto de este grupo muscular, permite descargar mejor las tensiones que recaen sobre la columna, proporcionando una mejor estabilización, reduciendo por tanto las posibilidades de sufrir procesos álgico-dolorosos en la zona lumbar. Además, los abdominales es la musculatura accesoria a la respiración, participando activamente en las espiraciones forzadas  permitiéndonos ejercer un auto-control sobre los mismos, aunque este grupo muscular es sinérgico entre si, es decir que ante cualquier movimiento se va activar todo el grupo, no pudiéndose aislar, una porción o un músculo. 

Equilibrio: Desarrollar la pared abdominal nos ayuda a alcanzar un equilibrio físico idóneo. Ante una descompensación natural con la zona lumbar; este último grupo muscular suele estar más desarrollado  que el abdominal ya que el primero entra en juego en casi  todos los movimientos que realicemos con el tronco. 

Respiración: Al ejercitar nuestro SSC conseguiremos  expulsar todo el aire de nuestros pulmones, evitando que quede aire empobrecido, dejando espacio para mayor cantidad de aire limpio. La respiración se convierte pues en mucho más rica y nos permitirá llevar un ritmo preciso si disponemos de unos potentes abdominales.

Fuerza: Generar fuerza a partir del SSC requiere trabajar una serie de ejercicios de fuerza dinámica utilizando el propio peso corporal como resistencia. Los abdominales evitan que nuestra columna cargue con todo el peso de mantener el equilibrio del cuerpo y que el tronco se desestabilice al realizar cualquier ejercicio. Por ello trabajar la fuerza del SSC nos ayuda a mantener erguido nuestro cuerpo sin sacrificar el resto de nuestro organismo, disminuyendo el riesgo de lesión y economizando la energía en carrera.

Potencia: Tras mejorar la resistencia, el control, el equilibrio y la fuerza dinámica, debemos trabajar la potencia. Un SSC potente mejorará nuestro sprint, nuestras ascensiones o cargar con una mochila durante kilómetros. Para trabajar la potencia debemos de realizar un entrenamiento pliométrico el transverso abdominal y los oblicuos porque son las verdaderas fajas lumbo-abdominales y de hiperextensiones lumbares.

Velocidad: Trabajar el SSC también repercutirá beneficiosamente en mejorar en progresión nuestra velocidad en carrera. Las mejoras en este aspecto dependerá de cómo entrenamos el SSC es por ello que debemos de centrar nuestro trabajo en los músculos abdominales del recto anterior y los transversos. Es recomendable que el entrenamiento de estos músculos se realice a diversas intensidades i velocidades.

Solicita tu entrenamiento personalizado: aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario